ESA PASTILLA QUE NOS TOMAMOS TODOS


Hoy escribo sobre un tema que me tiene preocupada, sobre todo cuando escucho este dicho del título, que normaliza algo indebido.

Me exaspera la cantidad de personas que medican farmacológicamente su estrés, ansiedad o depresión, o hasta estrés postraumático, pero no tratan a la vez con terapia sus pensamientos e ideas fatalistas o traumas del pasado.

Esto equivale a saber que tienes un tumor maligno creciendo en tu pelvis, pero solamente te auto medicas con pastillas para el dolor, sin embargo no asistes al médico. Peor, a veces me dicen “mi papá me dio esa pastilla”, y me lo cuenta un adolescente.

El ejemplo que di de la pelvis es de salud física, pero salud mental no es diferente. Tu cerebro, que es el CEO que comanda todo tu cuerpo no está exento de la regla que rige tu organismo, y es un órgano sumamente importante, porque controla además tu mente.

Cuando tienes excesivas preocupaciones, te embarulla uno y otro pensamiento catastrófico, que luego te producen nervios, falta de aire, te sube la presión, transpiras y finalmente no puedes dormir, necesitas asistir a un psicoterapeuta para verificar qué tipo de diálogo interno estas teniendo, porque es como decirle a tu cerebro, “oye aquí hay un tigre” y por supuesto, tu cerebro enciende todos los mecanismos de alerta de tu cuerpo y estos son los síntomas de combate o huida, que también le llamamos ataques de pánico y cuando es una angustia constante, es “ansiedad”.

Hay que entender que cualquier píldora antidepresiva, ansiolítica o calmante no es una pastilla mágica, ni hay un Aladino que va a salir de una lámpara y curar tus penas. Eso no funciona así. Lo único que hace es sedarte, dejarte dopado.

Sobre todo los calmantes, te hacen arrastrar las palabras, hablar en cámara lenta, te dejan zombi.

“Las benzodiacepinas son sedativos que ralentizan las funciones del cuerpo, como los ansiolíticos y las pastillas para dormir. Incrementan la producción de un neurotransmisor llamado GABA en el cerebro, lo cual afecta la memoria, las emociones, el pensamiento racional y hasta la velocidad de la respiración”[i].

GABA es en neurotransmisor inhibidor, podemos producirlo naturalmente cuando meditamos, oramos, caminamos en la naturaleza, pasamos un buen rato con amigos, miramos el agua fluir, olemos un agradable perfume, escuchamos música relajante, nos zambullimos en agua tibia, nos detenemos de nuestro trajín para ver nuestro alrededor (mindfulness), todo lo que nos relaje y lo disfrutemos. Así hemos sobrevivido como especie en este planeta ya que GABA lo necesitamos, tanto como la serotonina o la dopamina.

Sin embargo, artificialmente las benzodiacepinas nos pueden otorgar también GABA y en esta categoría ingresan: Clonazepan (Rinitinil), Alprazolam (Xanax), Lorazepam (Ativan), Diazepam (Valium), Temazepam (Restoril).[ii]

Las benzodiacepinas se recetan como calmantes musculares y por supuesto, porque ayudan a relajarse y a dormir, para lograrlo afectan el sistema nervioso central. El alcohol tiene un efecto similar, pero volviendo a los medicamentos, el lado negativo, en primer lugar son sumamente adictivas y en segundo, tienen propiedades depresivas, porque embotellan las emociones y ralentizan la mente, por eso todo se vuelve en cámara lenta y vives mareado.

Una cosa es que los ingieras a las 10 de la noche por algunos días, y otra, a las 10 de la mañana (todos los días), para lidiar con el día.

Demasiado GABA en tu cerebro te secuestra de la vida, te convierte en un muerto andante, te marea para poder conciliar el sueño.

Estas pastillas te hacen dormir… Sí Señor! Pero estas durmiendo con el enemigo, porque son una daga de doble filo si los consumes sin vigilancia médica. Compras tranquilidad temporal, a cambio de una seria adicción.

Pueden ser positivas cuando estas atravesando un gran problema en tu vida lo cual afecta tu sueño, y te ayudan a descansar, a recargar tu organismo, pero insisto, hay que tomarlos bajo estricta vigilancia médica. En Inglaterra no lo prescriben por más de 2 semanas, debido al gran riesgo de dependencia psicológica que generan.

Sin embargo, las personas con quienes converso me dicen que los están tomando desde hace 3, 5 o 7 años! Y cada día.

Es decir, están adictos a una benzodiacepina, y eso no es poca cosa hermano. Tomar dosis altas porque el cuerpo se va acostumbrando y elevar la dosis con el tiempo es un riesgo alto, hasta que tengas un paro respiratorio, porque recordemos estos medicamentos afectan la función pulmonar. Si te relaja demasiado, le terminas saludando a San Pedro.

Lo siento si escribo con mucho sarcasmo sobre esto. Pero salud mental - a la vez de estar medicado controladamente por un psiquiatra - hay que asistir al psicólogo y hablar de ese terrible problema o angustia que no te está dejando dormir como la enfermedad de tu madre, el mal jefe que tienes, la pareja que no te valora, la mujer que no te ama, las deudas de la casa que ya no consigues pagar, el auto que se descompone constantemente y si crees que todo eso es poca cosa para ir a un psicólogo, pues entonces por qué te estas dopando?

Hay vida pasando allá afuera, una oportunidad exquisita de lograr encontrar la felicidad buscando otras opciones y A VECES un psicólogo te puede ayudar a vislumbrar ese sendero angosto o hallar una salida de escape saludable, ya que estás tan estresado o dopado que no lo ves. Un psicólogo ayuda, sobre todo SI ERES HOMBRE.

Posdata: Si vas a dejar una benzodiacepina lo debes hacer gradualmente y con ayuda médica, ya que generan el mismo efecto de abstinencia que generan la cocaína o la heroína (convulsiones, sudoración, alteraciones sensoriales, temblores, ansiedad, vómitos, migraña, insomnio, angustia). No son el tipo de pastillas para dárselo a tu hijo adolescente.

Sobre la Autora: Doraliz Aranda escribe desde Derby-Inglaterra. Ella escribe sobre salud mental y emocional en la vida y en el trabajo. Su audiolibro "La Llave para salir de tu prisión mental de estrés, ansiedad o depresión", podría darte las claves para una saludable vida mental y emocional . Visita www.doralizaranda.com

Fuentes:

[i] Sleeping pills and minor tranquillisers. (2019) Mind website. Retrieve from: https://www.mind.org.uk/information-support/drugs-and-treatments/sleeping-pills-and-minor-tranquillisers/about-benzodiazepines/#.XKLgrPZFz4g

[ii] The Effects of Clonazepam Use. (2019). Drugabuse.com website. Retrieve from: https://drugabuse.com/klonopin/effects-of-clonazepam-use/

Redes sociales
Entradas recientes