Despido constructivo


Esta figura legal llamada “despido constructivo” está legislada en varios países del primer mundo, no así en muchos países en vías de desarrollo. En muchos casos ingresa dentro de lo que se considera “despido injustificado”.

Se da cuando te empujan a salir de tu empleo, haciendo que tus condiciones de trabajo sean tan intolerables que ya no soportas y terminas presentando tu renuncia. En ese proceso pierdes derecho a una indemnización o cualquier beneficio al cual tenías derecho como vacaciones pagadas, bonos, aguinaldos, seguros médicos... es un gran perjuicio.

El despido constructivo se hace con un profesional que es bueno en su trabajo, y se efectúa de innumerables formas como las evaluaciones efectuadas fuera de época, o los hostigamientos durante las pequeñas evaluaciones cara a cara, que en inglés se llaman 1-to-1, predisponiendo a alguien a fallar o establecer objetivos inalcanzables. El abuso verbal es otro mecanismo.

Hay que entender que el abuso verbal no ocurre solamente cuando alguien te grita, sino también cuando te habla de manera irónica, con sarcasmo, te coloca diminutivos de burlas, sobrenombres y así te hace sentir inferior o un tonto. El abuso verbal es un tipo de violencia psicológica, no está bien.

En una charla con especialistas de RR.HH. una participante con varios años en el sector comenta: -“Es que a veces las empresas no cuentan con el dinero para pagar indemnizaciones y entonces dicen: “Vamos a hacerle presión para que renuncie” y así van empujándole a alguien antiguo a salir”.

El despido constructivo se ha vuelto muy normal en las empresas en donde el estilo de gobierno puede ser muy patriarcal, jerárquico y en donde se siguen las órdenes sin hacer preguntas, aunque esas órdenes no tengan sentido.

Algunos que llegan a un puesto protegen su posición a capa y espada, otros inclusive con tretas de bajo calibre. Por ejemplo, tener dificultades con un mal ejecutivo puede significar que toda la manada de ese nivel ya le tenga en mira al afectado, porque el agresor ha contando su lado de la historia a su manera y contagiado emocionalmente de su ira a otros.

Si uno experimenta este tipo de situaciones por un periodo de varias semanas, puede terminar con estrés postraumático, depresión, crisis de pánico y ansiedad, hasta desórdenes alimenticios. Sobre todo, la capacidad profesional queda lesionada y generalmente el profesional pierde confianza y seguridad en sus habilidades profesionales por largo tiempo, de allí que es peligroso.

El despido constructivo debe estar legislado como un tipo de violencia laboral. A algunos inclusive les puede llevar a la desesperación y al suicidio, dependiendo de cuanto encuentran necesario su empleo o porque se les ha hecho sentir indigno, débil o inútil, que no vale nada.

El despido constructivo es violencia psicológica, puede ser efectuado por una persona y en ese caso es "bullying" o de manera grupal convirtiéndose en "mobbing". Afecta la salud mental de la víctima directamente.

Salud mental en el trabajo es un tema muy importante para todos.

Doraliz Aranda es una especialista en estrés organizacional

y escritora con dos libros publicados sobre salud mental,

desde la perspectiva de una paciente.

Su último libro es "Infierno Laboral".

Ella aboga por una mayor concientización sobre Bienestar y Salud Mental en nuestra vida personal y en el trabajo.

Para más información visita www.doralizaranda.com

Redes sociales
Entradas recientes