Fatiga emocional


Son tiempos de incertidumbre, estrés, y decepción constante, ya sea con el sistema de salud, la situación económica, el manejo de nuestro empleo…la lista de preocupaciones por el momento es larga.

Pero debemos notar cuando estamos comenzando a sentirnos agotados a nivel emocional, lo cual consecuentemente afecta nuestra salud física, nuestro temperamento, humor y hasta nuestro nivel de sueño.

Por otro lado, la gran mayoría se encuentra sobre estimulado en estos días, porque a pesar de conocer las dificultades que le toca afrontar, recibe noticias de la tele, del whatssap o hasta de su cuenta de Facebook, en donde no puede evitar leer información o ver imágenes realmente escalofriantes.

Bueno, es muy importante tomar conciencia acerca de la sobre estimulación emocional al punto de llegar a la fatiga emocional, en el que el llanto se manifiesta fácilmente, o nos sentimos desmotivados, irritables, con problemas de concentración y en algunos casos hasta experimentamos despersonalización.

También debemos distinguir a la fatiga emocional (lo cual es una alarma de nuestro Sistema), de otros problemas mentales más serios como la depresión, la ansiedad, u otros desórdenes de la mente. Como toda alarma, nos está advirtiendo de un problema.

Por ejemplo si eres asistente de farmacia, bombero, policía, terapeuta, asistente de supermercado, las demandas laborales para ti en estos días exceden a tu capacidad habitual. No es de sorprenderse si estás experimentando “burnout” o el “síndrome del quemado”, estás sin fuerzas, y necesitas recargarte.

Si eres médico, paramédico o enfermera, estos días para ti son en demacía excepcionales. Tal vez estés con algunos síntomas de estrés postraumático, si te ha tocado vivenciar escenas duras como amenazas, agresiones físicas, u otras situaciones aún más desafiantes como la falta de material, el sentirte en peligro, el miedo en el desempeño de tu trabajo, presenciar fallecimientos de manera constante, lo cual te va recargando.

Son tiempos difíciles, para alguno mucho más. Nos exigen calma en un mundo que está con una pandemia, con inseguridad laboral y económica, lo cual nos produce una angustia constante que corre como un río subterráneo, a pesar de nuestra fachada de serenidad, para mostrarnos fuertes ante nuestras familias.

Por ello debemos mimarnos sanamente, y aquí algunas ideas sobre cómo recargarte:

  • Identifica lo que te está angustiando, qué puedes controlar (tu color de medias) y qué no (el clima, la economía de tu país).

  • Toma distancia (si puedes)

  • Respeta tu horario de sueño, no te sobrepases con las noticias o charlas nocturnas online.

  • Ejercicio, ejercicio, ejercicio.

  • Ríe con tu familia.

  • Practica meditación al despertar.

  • Camina descalzo sobre la arena o el césped.

  • Siéntate bajo un árbol.

  • Bebe abundante agua.

  • Escribe un diario en donde colocas las situaciones y eventos que estás viviendo, resaltando la manera en que te hacen sentir.

  • Busca un entretenimiento placentero como un hobby, desarrolla una nueva habilidad.

  • Haz una lista de lo que está bien ahora mismo, tus bendiciones. Toma conciencia de ellos y practica la gratitud.

Recuerda no existen emociones buenas o malas, todas desempeñan un rol. Por ello si sientes que deseas llorar, llora, si deseas gritar, grita. Manifiesta tus emociones, y toma conciencia de lo que te están comunicando, así sabrás a tiempo si estas ingresando a una fase de fatiga emocional.

Sobre la Autora: Doraliz Aranda escribe desde Derby Inglaterra. Ella es autora de 3 libros: La Llave para salir de tu prisión mental de estrés, ansiedad o depresión (escrito desde la perspectiva de una paciente recuperada). Infierno Laboral, cuando tu empleo afecta tu salud física, mental y emocional, qué puedes hacer. Las LLanuras del Alma. Sus materiales se encuentran disponibles en formato impreso, ebook y audiolibro en Audible, y en versión inglesa. Para más información visita www.doralizaranda.com

Redes sociales
Entradas recientes