Un momento extraordinario

Sin lugar a dudas, estamos viviendo momentos que quedarán marcados indeleblemente en nuestras memorias.

Cada día escuchamos más y más sobre la incapacidad de los expertos para definir un tiempo específico en el que culminará este problema.

Aunque todo depende de cómo sea manejada la crisis sanitaria por los países, y su política de circulación para que el virus sea detenido, o encuentre nuevas fuentes de propagación.

Mientras debemos considerar cómo sobrellevar esta situación en casa, y de la mejor manera posible ya que el mundo ha cambiado en un breve estrecho de tiempo, lo cual ha impactado enormemente nuestro estilo de vida en todos los sentidos.

Nos ha dejado en shock, noqueados o hasta incrédulos, al punto que algunos no están respetando las reglas de permanecer en sus hogares porque aún se encuentran en la negación, o debido a urgencias económicas, ya que tenemos una economía basada en deudas.

Sin embargo la emergencia sanitaria ha modificado nuestro contacto con el mundo. Por ende, nuestras relaciones, la manera en que interactuamos, nuestras actividades, el trabajo, cómo efectuamos nuestras compras, hasta cómo manejamos nuestra relación con Dios, que en estos días es online. No podemos asistir personalmente ni siquiera a la iglesia, al templo, a la mezquita, o a la sinagoga.

Sí, es un shock!

Pero por otro lado, nos está haciendo más consientes sobre el valor de la vida, las bendiciones que teníamos. Nos coloca en un estado de introspección y autoreflexión.

Algunos mencionan que estamos atravesando un periodo de duelo, porque añoramos aquel estilo de vida que teníamos antes.

El periodo de duelo tiene 5 etapas, según la profesora e investigadora suiza Elisabeth Kübler-Ross.

  1. Shock e negación, “esto no puede estar pasando”, “no está pasando”

  2. Enojo

  3. La negociación con Dios, “Si esto que quiero ocurre….Entonces haré esto en tu nombre….”

  4. La depresión

  5. La aceptación

Ninguna de estas fases es lineal u ocurre de forma organizada, más bien podemos saltar del 1 al 4, o del 4 volver al 2.

Algunos utilizan su tiempo para olvidarse de todo, practicar un hobby y así distraerse.

​​

Otros utilizan su tiempo para orar y entregar a Dios sus preocupaciones. Así llegan a la aceptación, a pesar de que para quienes no practican una fe o una creencia, lo toman de forma más racional, y prefieren intelectualizar cada situación.

Algo importante para estos días es preparar una lista de lo que te está ocurriendo, los aspectos positivos, y concentrarte en esa lista.

Por ejemplo: estas cocinando con tus hijos, el tiempo con tu familia, los juegos en la casa, aprovechar el tiempo para organizar los armarios, leer un buen libro, conversar con amigos.

Intenta enfocarte y notar esas cosas positivas, porque por primera vez tenemos la oportunidad de estar en casa.

Puedes preparar una lista, o escribir un diario sobre estos días, que tal vez puedas compartirlo con tu familia dentro de algunos años, para recordar este periodo juntos.

Sobre la Autora: Doraliz Aranda escribe desde Derby Inglaterra. Ella es autora de 3 libros: La Llave para salir de tu prisión mental de estrés, ansiedad o depresión (escrito desde la perspectiva de una paciente recuperada). Infierno Laboral, cuando tu empleo afecta tu salud física, mental y emocional, qué puedes hacer. Las LLanuras del Alma. Sus materiales se encuentran disponibles en formato impreso, ebook y audiolibro en Audible, y en versión inglesa. Para más información visita www.doralizaranda.com

Redes sociales
Entradas recientes