Las comidas de la felicidad

Las comidas también tienen mucho que ver con salud mental.

Solíamos escuchar de nuestras abuelas que debíamos comer bien, más frutas y verduras, más sopa y todo ese discurso.

No hace falta decir que nuestra rutina de comer ha cambiado dramáticamente en los últimos 30 años debido al nuevo estilo de vida que nos impone comer rápidamente en nuestros trabajos.

Hoy en día es más fácil comer comida chatarra, están en todas partes, lo mismo con las comidas congeladas o listas para el horno o microondas. Muchas personas también tienen la idea de que comer bien hoy en día es más caro y, como tal, un lujo. Sin embargo, hay muchas razones por las que comer bien puede mejorar dramáticamente nuestra salud mental... sí, nuestra salud mental, porque algunas comidas contienen triptófano, un aminoácido muy importante que nuestro organismo convierte en 5HT, un precursor de un neurotransmisor vital llamado serotonina, el mismo neurotransmisor encontrado en los antidepresivos. Es por esto que se recomienda comer chocolate negro debido al alto contenido de este aminoácido. Otros alimentos en los que podemos encontrar triptófano son el pavo, el pollo, el pescado graso, la leche, las nueces de Brasil, la mantequilla de maní, la papilla de avena, el mango (la fruta feliz), las semillas de sésamo, los garbanzos, la leche de soja y el tofu.

La serotonina se fabrica en el cerebro y los intestinos. Entre el 80 y el 90%

de esta hormona y el neurotransmisor se pueden encontrar en el tracto gastrointestinal.

Sin embargo, la serotonina no puede cruzar la barrera hematoencefálica, por lo tanto, la serotonina que se usa dentro del cerebro debe producirse en su interior, pero ayuda cuando es absorbida por nuestro aparato digestivo, que es una parte del cuerpo que se llama "el segundo cerebro" porque el sistema nervioso entérico está incrustado en nuestras entrañas y así es como los antidepresivos entran también a nuestro cerebro. La misma flora intestinal (los buenos microorganismos que viven en los tractos digestivos que estimulan el proceso digestivo y ayudan a la absorción de nutrientes) son los involucrados cuando estamos absorbiendo los componentes de los medicamentos y son los que definen si se aceptan estos componentes, o son rechazados por nuestro cuerpo, pero esto también depende de nuestro diseño único, nuestro ADN.

Es por esto que algunos medicamentos funcionan mejor para algunas personas y para otras no tiene efecto alguno. Por otro lado, la ansiedad nos hace producir más cortisol, una hormona del estrés que permanece más tiempo en nuestro cuerpo y es muy destructive, porque afecta a nuestro sistema inmunológico, crea inflamación y es el lugar de nacimiento de los radicales libres relacionados con la oxidación del cuerpo. Si sufres de ansiedad evita los alimentos que pueden producir más inflamación. Evita los alimentos procesados, el azúcar, el alcohol y los conservantes, que también son un gran problema cuando hablamos de mantener una flora intestinal más saludable, lo cual es esencial para nuestra salud física y mental en general y podemos mantenerlo comiendo de manera saludable los 7 días de la semana. Dediqué un capítulo completo sobre la buena comida para reducir la ansiedad y la depresión en mi libro “La Llave” que también lo encuentras como audiobook, pero si deseas profundizar en las comidas de la felicidad, le recomiendo que lea el hermoso libro escrito por Rachel Kelly y Alice Mackintosh llamado "Good Mood Food" y verá cómo la comida adecuada puede ayudarlo a sentirse bien. Si quieres más serotonina en tu vida exponte también a la luz del sol, baila, enamórate y ríe, ríe, ríe.

Sobre la Autora: Doraliz Aranda escribe desde Derby-Inglaterra. Ella escribe sobre salud mental y emocional en la vida y en el trabajo. Visita www.doralizaranda.com

Redes sociales
Entradas recientes