Cuando las organizaciones confunden los Trastornos de Personalidad con Liderazgo (Parte I)


Copyright PK

Las personas abusivas no son solo cónyuges, amigos o parientes. Ellos también tienen que ganarse la vida, y así es como los encontramos como jefes, colegas o subordinados.

Cuando escribía mi libro “Infierno Laboral”, Carla, que trabajó muchos años en el campo de Recursos Humanos, me dijo: "La primera vez que lo vi tenía una barba impecablemente cortada, una camisa muy blanca y un reloj reluciente. En su discurso, lo encontré fascinantemente expresivo. También se mostró tranquilo y sereno al responder a las preguntas que yo le hacía junto con otras cuatro personas en la entrevista. Parecía muy seguro de sí mismo".

Ella se estaba refiriendo a un nuevo ejecutivo que estaba siendo contratado por su compañía, quien gracias a su personalidad encantadora y segura terminaría ascendiendo en la escala jerárquica de la organización.

Años después, este mismo ejecutivo sería investigado por recibir sobornos de proveedores, llevar a esos proveedores a clubes de baja reputación y sometido a auditoría debido a sospechas de fraude.

Este tipo de error en la contratación o promoción puede ser muy costoso para una empresa, porque no se trata de un mal ejecutivo común, sino de alguien siniestro. Sin embargo, es difícil para Recursos Humanos detectar a alguien con rasgos psicopáticos o sociopáticos durante una entrevista, porque todos los talentos que Carla estaba viendo en aquel ejecutivo son buscados por las empresas, pero al mismo tiempo también son características del trastorno narcisista o el trastorno de personalidad antisocial (sicopatía o sociopatía): encantador, expresivo, tranquilo, seguro, frío y calculador.

Sin embargo, detrás de esa fachada de actitudes y talentos corre un profundo y perturbador río subterráneo.

Las personas con fuertes rasgos psicópatas son grandes oportunistas, son sexualmente promiscuos y tienen una gran intolerancia hacia el aburrimiento, por lo tanto abusan del alcohol o de las sustancias y pueden convertirse en animales de fiesta.

La compañía de Carla terminaría con un serio problema legal y al borde de la bancarrota. Muchas personas terminarían por dejar el negocio, debido a que no podían trabajar con él, incluso Carla.

El Dr. Frans de Vaal, quien ha estado estudiando los machos alfa en la naturaleza durante décadas, en una charla de TED mencionaba algo profundamente importante: "Alguien que es grande, fuerte e intimidante no es necesariamente un macho alfa".

El New York Times también en un artículo llamado Snakes in Suits, o sea Cobras en Traje, alertaba sobre ellos al decir: "Los ególatras con sangre fría y despiadados en una sala de juntas son una amenaza oculta para tu trabajo, tus ahorros y tus inversiones".

Los buenos líderes, sin embargo, son un pedigrí especial de los seres humanos, justamente admirados por sus buenas cualidades. Nos pueden ayudar a alcanzar metas increíbles, conquistar nuevos mercados, inspirar y encontrar lo mejor de nosotros mismos.

Los buenos líderes son amados y respetados. Son todo lo contrario a una persona de sangre fría, sin vergüenza, sin miedo, remordimiento, ni empatía.

Simplemente observe la administración Obama versus Trump y note la diferencia. Los hechos hablan por sí solos, pero a menudo las diferencias no son tan obvias, y debemos reconocer que existen lugares que son gobernados por el miedo y el conflicto, donde las personas con desorden de personalidad pueden ser admiradas, e incluso deseadas, como en las corporaciones.

Como empleado, cuando eres contratado por una empresa con un gran nombre, puede emocionarte mucho y pensar "¡Es una gran oportunidad profesional!" Sin tener idea de si terminarás trabajando con alguien con un trastorno de la personalidad serio, y cómo su comportamiento abusivo puede afectarte psicológicamente o emocionalmente.

Hoy en día, también hay una nueva categoría llamada Rasgos de Personalidad Tetra Oscuro, que es alguien con características de Sadismo, Maquiavélico, Psicopatía y Narcisismo, ¡aún más espeluznante!

Pero resulta difícil reconocerlos a primera vista, porque estos monstruos no se ven como monstruos, ni vienen con una etiqueta colgada, y para empeorar las cosas, pueden ser muy encantadores. Pero también las personas tienen la incapacidad de identificarlos cuando ponen demasiado énfasis en la profesión del abusador, ignorando o justificando de esa manera su comportamiento perverso.

Hay mucha investigación sobre este tema, Paul Babiak y Robert Hare en su libro Snakes in Suits, sugieren que las personas con rasgos psicopáticos pueden encontrarse en un promedio del 1% de la población normal. Sin embargo, en las corporaciones, la tasa puede ser de hasta 3%, lo que significa que si trabajas en una gran empresa internacional es más probable que te encuentres con un psicópata ,que en una calle vacía a la medianoche.

Pero el abuso es abuso, ya sea físico, emocional, psicológico, financiero, de confianza, o de poder y para juzgar adecuadamente, debes mantener la vista en la pelota, no en el jugador, sino observar los hechos, sus actos.

Pero no todas las personas con rasgos psicopáticos son en sí mismas criminales. Sin lugar a dudas, muchos de ellos saben cómo cubrir sus huellas, porque han aprendido cómo jugar el juego y evitar la ley, o utilizan el mismo sistema contra las personas, pero estos ejecutivos extremadamente abusivos pueden tener un impacto de largo plazo en tu vida y en tu carrera.

Ese es el problema, ellos no sufren el dolor, pero transfieren las consecuencias de sus fallas a las personas de abajo y el abuso psicológico y emocional no es como el abuso físico que ocurre una vez y deja marcas o un hueso roto, sino que ocurre en la psiquis y es más prolongado curarlo porque ataca tu orgullo, reputación, capacidad profesional, autoestima, confianza y otros puntos de mucha vulnerabilidad que te pueden dejar en el suelo por mucho tiempo.

La comprensión de los trastornos de la personalidad son una excelente manera de diferenciar a los verdaderos líderes de los psicópatas corporativos.

Sobre la Autora: Doraliz Aranda escribe desde Derby-Inglaterra. Es experta en Estrés Organizacional. Aboga por una mayor conciencia sobre el bienestar y la salud mental de los trabajadores. Aprende sobre los tipos de abusos que puedes padecer en el trabajo. Accede al formato digital de Infierno Laboral en Audible o visita www.doralizaranda.com

Redes sociales
Entradas recientes