Pensamientos y emociones

Los seres humanos sin duda alguna tenemos un diseño único en donde la conexión entre lo que pensamos y sentimos ocurre en una fracción de segundo que ni nos percatamos que ante una oleada de angustia que estamos experimentando precedió un pensamiento negativo.

No nos detenemos a analizar qué nos estamos diciendo, porque ese proceso es tan automático y tan sutil que ni estamos conscientes de la conexión entre diálogo interno y emociones.

Así ocurre cuando llegas a tu trabajo y te sientes desdichado a las 9:00 de la mañana, pero no te detienes a pensar de que unos minutos antes de abrir aquella puerta de la oficina te estabas diciendo que no disfrutas de aquel trabajo, que estas cansado de estar frente al monitor por tantas horas.

Indudablemente que las condiciones económicas y los sistemas de trabajo actuales no nos permiten hacer muchas veces lo que nos gusta o no nos permiten tener la libertad que quisiéramos tener pero el problema en realidad es simple, no identificamos qué es lo que quisieramos hacer.

A nivel cultural tenemos demasiadas exigencias, debemos estar lindos, esbeltos, jóvenes, con el auto del año, ser exitosos y sobre todo mostrarnos felices pero pagar todo aquello nos ata a tareas que muchas veces no disfrutamos.

Es decir, en nuestra cultura actual el dinero, la belleza y el éxito están sobre valorados y cada uno termina endeudado para pagar toda aquella ilusión a tal punto que pierde libertad para moverse en la vida.

Para aliviar la epidemia de ansiedad y depresión tenemos que antes preguntarnos cuales son las cosas que tienen real valor en nuestras vidas, identificar qué tareas nos gusta desempeñar y entender que cada decisión tomada a nivel financiero en el hoy afectará la libertad de tu mañana.

Existe una salida, y es la buena planificación. Si no te agrada tu trabajo tómalo como un mecanismo para llegar a una nueva meta, pero antes define bien cuál es esa meta y en cuanto tiempo lo piensas lograr para efectuar los cambios adecuados en tu vida. Mientras haz el esfuerzo de disfrutar tu trabajo actual, disfruta de tus colegas, no esperes a que alguien más traiga alegría, conviértete tú en esa alegría pero muevete lentamente hacia la dirección que te producirá mayores satisfacciones.

Redes sociales
Entradas recientes