El diario para mejorar tu diálogo interno

​​

Una de las herramientas que ha sido más útil para recuperarme de la ansiedad ha sido el escribir un diario.

Al principio puede resultar muy extraño y extravagante colocar en papel nuestras ideas. Pero la ansiedad cambia nuestros patrones de pensamientos y solo cuando colocas esos pensamientos en papel puedes notar lo que te estás diciendo.

Te sorprenderá la saña con la cual te estás hablando.

Sin embargo esa conversación, que pareciera tonta, despierta todo un mecanismo de alerta natural en tu organismo, que detona hormonas de estrés que te hacen mal físicamente al corto plazo, y también te afecta mentalmente, porque a tu cerebro le estás diciendo “¡hay un tigre en la casa!”.

Por ello, desarrolla el hábito de cargar contigo una pequeña agenda de mano, ya sea en tu cartera, en un bolsillo y coloca allí tus ideas cada vez que notes que estas tenso. Coloca allí esas ideas que están rondado tu cabeza, mientras más locas suenen, con más razón escríbelas.

Más tarde, cuando hayas recuperado la calma, siéntate a ver la fila de ideas que te has estado metiendo en la cabeza y descubrirás a veces, con espanto, los malos mensajes que te estás diciendo y por ende tú terrible dialogo interno debido a tu ansiedad.

Todo esto con el tiempo afecta tu temperamento, luego tu humor y naturalmente conlleva a un número de conductas destructivas contigo mismo y con la gente que te rodea, que pueden hacer que tu mundo se vaya empequeñeciendo o volviéndose más oscuro, como cuando te dices por ejemplo:

  • “Me van a despedir”

  • “Mi hijo se va a enfermar”

  • "No tendré dinero para la medicación"

  • “Y si tengo un accidente?!”

  • “Y si mi marido no vuelve a casa?!”

Cuando tenemos ansiedad todo lo llevamos al extremo, todo lo volvemos catastrófico y conlleva disciplina, Y MUCHA VOLUNTAD tomar conciencia sobre estos patrones de pensamientos, que ocurren aceleradamente en la mente. Más tarde procura colocarlos en un escenario más realista.

Por ello divide cada hoja en tres columnas, coloca la fecha y luego la hora del día y el pensamiento que rondaba tu cabecita. Al final del día relee estas ideas para tomar conciencia de tu diálogo interno y coloca ideas más realistas, lo que en realidad puede ocurrir, ya que la vida no va de catástrofe en catástrofe.

Al final de la hoja escribe 2 cosas buenas que te hayan ocurrido en el día. Si disfrutaste charlando con un colega o vecino, si encontraste tu fruta predilecta, o reíste de algo en particular.

Esto te ayudará a sentir gratitud por lo que tienes y a tomar conciencia del lado lindo de la vida, que también está ocurriendo, solo que estás prestándole “naturalmente” más atención a lo negativo, al tigre suelto en la casa, ya que nuestra mente humana está diseñado para ayudarnos a sobrevivir del peligro.

Escribir un diario es muy recomendado en Terapia Cognitiva y también en la Humanística.

Sobre la Autora:

Doraliz Aranda escribe desde Derby-Inglaterra. Ella escribe sobre salud mental y emocional en la vida y en el trabajo. Su audiolibro "La Llave para salir de tu prisión mental de estrés, ansiedad o depresión", podría darte las claves para una saludable vida mental y emocional, desde la perspectiva de una paciente recuperada . Visita www.doralizaranda.com

Redes sociales
Entradas recientes