Conviértete en la luz en la vida de alguien

Los faros en las playas rocosas pueden salvar vidas y están allí con una misión vital que les guía a los marineros en las noches de neblina o fuertes tormentas para evitar que el barco choque contra las rocas y se hunda.

Del mismo modo, cuando has sufrido de ansiedad o de depresión te puedes convertir en el faro para alguien que se encuentre en esa turbulencia, sobre todo cuando dices abiertamente que te has recuperado de uno de estos males o desarrollas habilidades para saber qué hacer y cómo ayudar.

Vuelvo a repetir:

“debes hablar abiertamente y aprender sobre ello”

En muchas culturas estos temas son tratados como secretos familiares, y al hacerlo, se le aísla a la persona enferma, quien en realidad es cuando más necesita de vínculo social.

Durante un periodo de depresión, las personas padecen de algo llamado “anhedonia”, que es la falta de emociones y placer en la vida, por eso pierden esa habilidad para vincularse con otros seres humanos y se aíslan, perdiéndose así en una neblina mental y no saben cómo, ni dónde conseguir ayuda, peor aún cuando no cuentan con los recursos financieros para asistir a un psicólogo o comprar medicación.

Por eso, cuando saben de alguien que se ha recuperado, esa persona o un familiar, silenciosamente acudirá a ti y podrías salvar una vida al escucharle, al guiarle y al darle esperanzas. Conviértete en la luz en la vida de alguien.

Una buena amiga me hiso una interesante pregunta en estos días diciendo, “¿por qué te interesa escribir sobre salud mental si no eres doctora?”

Cuando yo me enfermé, ni mi marido, ni mi madre sabian cómo ayudarme, a pesar de todo el amor que me tenían. Para entender sobre salud mental no necesitamos ser doctores, todos deberíamos de poseer cierto grado de entendimiento sobre el tema, porque a veces, se enferma de algún trastorno sicológico un hermano, una hija, un padre, un vecino y es de enorme utilidad el poder saber qué hacer. La mayoría le ve a su ser amado sufrir y no tiene la menor idea de cómo actuar.

Qué le dices a alguien que ha perdido un trabajo, que en consecuencia debe enfrentar problemas financieros, pierde la armonía familiar, y termina en un alto grado de estrés que naturalmente afecta su psiquis. Muchas de las personas que sufren de depresión o ansiedad han tenido un detonante, y ese detonante genera otros problemas que sin el manejo correcto llevan a una depresión y allí uno puede permanecer por un tiempo.

En el colegio y en la universidad y hasta en mis trabajos aprendí tantas habilidades, pero un día alguien me hiso una pregunta bien tonta: “¿qué es un buen día para ti?- y me quedé pensando por algunos minutos, es que siempre me dije: “que día más horrible!!!”, pero ¿qué era para mí un buen día?...como para poder diseñarlo y planificar mejor mis actividades para disfrutar de mis días.

Del mismo modo, no aprendemos a manejar nuestras emociones, nuestras reacciones ante las situaciones, no contamos con equipos adecuados que nos permitan saber cómo calmarnos, como desacelerarnos ante una preocupación o angustia y saben que…allí está el secreto para evitar la ansiedad o la depresión, el aprender a serenarnos ante los eventos de la vida.

Volver este tema un asunto de conversación cotidiano es la clave para que las personas que lo padecen reciban ayuda o se sientan entendidos y puedan también identificar sus faros.

Redes sociales
Entradas recientes